Recomendar       Imprimir





31 de agosto Fiesta de san Ramón Nonato


NONATO es el nombre con que se le conoce y distingue a San Ramón en recuerdo de su milagroso "nacimiento". Se cuenta que a finales del siglo XII, en Portell en Cataluña, cuando su madre había muerto, el pequeño Ramón fue extraído del vientre de la difunta por iniciativa de un familiar.

El miércoles 31 de agosto de 2016 celebramos la Fiesta de San Ramón Nonato, religioso sacerdote de nuestra querida Orden de la Merced. Con tal motivo, invitamos a la celebración eucarística en nuestras comunidades, para dar gracias a Dios por el don de la vida y santidad de este mercedario del siglo XIII que consagró su vida a la redención de los cautivos cristianos en la Orden Religiosa que fundó San Pedro Nolasco el 10 de agosto de 1218 en Barcelona, España. 

Especialmente invitamos a las madres gestantes o futuras madres por medio de la adopción y que desean encomendarse a la intercesión de San Ramón Nonato para pedir por sus hijos. En esta misa se regala la Bendición de las futuras madres y nos unimos en la oración por ellas y sus hijos.

NONATO es el nombre con que se le conoce y distingue a San Ramón en recuerdo de su milagroso "nacimiento". Se cuenta que a finales del siglo XII, en Portell  en Cataluña, cuando su madre había muerto, el pequeño Ramón fue extraído del vientre de la difunta por iniciativa de un familiar. Cuando todos creían que también había muerto, se encontraron con el prodigio que estaba vivo. Y entonces lo llamaron NONATO que significa "no nacido" al modo natural sino sacado del vientre de una madre difunta. Y así se le conoce hasta hoy. 

Ingresó a la Orden de la Merced que había fundado San Pedro Nolasco y dio muestras de un amor extraordinario hacia los cristianos cautivos, lo que le llevó a participar en muchas redenciones. En una de ellas, habiéndose quedado en lugar de otro cautivo en grave de perder la fe, le fueron cerrados sus labios con un candado para que no predicara la fe cristiana ni animara a los cautivos. La prueba la sobrellevó con ejemplar fortaleza siendo ejemplo para los demás. Destaca además de su gran amor a los cautivos, su devoción a la Eucaristía y a la Santísima Virgen. Murió santamente en Cardona y se cuenta que recibió el viático milagrosamente de manos del mismo Jesús. 

Nos hace mucho bien este ejemplo de vida cristiana mercedaria. Y, sobre todo, San Ramón NONATO nos ayuda a apreciar el don de la vida humana, a protegerla y cultivarla, a recibirla siempre como un precisado REGALO que Dios nos hace. Es maravilloso tener vida y tenerla en abundancia como es la vida nueva que Jesús nos comunica en el Bautismo y en los demás sacramentos.