Recomendar       Imprimir





Fray Carlos Ortega Sepúlveda recibió el ministerio del diaconado


"Si alguien me hubiese dicho 'en la semana quiero ver un milagro', yo le hubiese dicho ven a la Iglesia La Merced este viernes, te vas a encontrar con un momento maravilloso”, fueron parte de las palabras de monseñor Chomalí en su homilía en la ordenación diaconal de fray Carlos Ortega Sepúlveda

Desde Santiago, Quillota, Curacaví, Yumbel, Chillán, Victoria, Concepción, entre otros lugares, llegaron los familiares y amigos para celebrar en la parroquia Nuestra Señora de la Merced de Concepción, la eucaristía en la que fue ordenado diácono fray Carlos Ortega Sepúlveda. La celebración, contó con la presencia de personas de diferentes comunidades parroquiales, colegios mercedarios, fraternidades laicales y de la pastoral juvenil.

La celebración fue presidida por el arzobispo de Concepción, monseñor Fernando Chomalí, concelebrada por el superior provincial mercedario, fray Ricardo Morales Galindo y por el párroco de la parroquia Nuestra Señora de la Merced de Concepción, fray José Luis Jorquera. Acompañaron a fray Carlos, religiosos mercedarios de distintas comunidades, sacerdotes diocesanos y religiosos de congregaciones que viven su misión en la arquidiócesis de Concepción.  

El padre Ricardo Morales, superior provincial, presentó el postulante al diaconado a monseñor Chomalí.

En su homilía, monseñor Chomalí, manifestó lo extraordinario de la celebración, “algo que sólo el Señor puede hacer, un joven que ve todo lo que le ofrece el mundo y diga esto no me basta, yo quiero más. ¿qué significa más para él? ¿Qué significa más para nosotros? Absolutamente todo lo que el mundo rechaza. Hoy nadie quiere ser pobre y él va a decir públicamente 'quiero vivir pobremente'. Hoy vemos una sexualidad desatada en todas partes y Carlos dirá en unos momentos más, que quiere entregarse al Señor castamente. Hoy la autonomía, la libertad es lo más valorado por las personas y él hoy dice 'quiero obedecer a mi superior, al obispo y a sus sucesores'. Si alguien me hubiese dicho en la semana 'quiero ver un milagro', yo le hubiese dicho ven a la Iglesia La Merced este viernes, te vas a encontrar con un momento maravilloso”.

Prosiguió el arzobispo de Concepción señalándole a Carlos que el ministerio diaconal es muy hermoso: "tienes que mirar lo que pasa en el mundo, 'hay ovejas que están dentro del redil y hay ovejas fuera del redil. Te tienes que preocupar de las que están dentro y también fuera. Tienes que estar preocupado porque hay lobos que las dispersan y que las quieren maltratar. ¿Cómo se hace eso? La fórmula es muy difícil de cumplir, pero muy fácil de decir: servir al prójimo. Nuestra vocación es el servicio, seremos reconocidos por la manera en que acompañamos a las personas a las cuales nos han confiado”.

Monseñor Chomalí invitó a los presentes a una reflexión final, “si nos quedáramos todos con esta Palabra: 'Yo doy la vida por mis ovejas', créanme que tendríamos otra iglesia”.

Al finalizar la celebración eucarística, se vivió un compartir fraterno en el gimnasio del Colegio San Pedro Nolasco de Concepción.

 

Fotos:

Comunicaciones Mercedarios Chile

Comunicaciones Arquidiócesis de Concepción

Alejandro Oyarzún.

       


Galerías de Fotos: