Recomendar       Imprimir





Cocinando día a día los laicos Mercedarios de Valparaíso realizan su servicio a los damnificados y voluntarios de Valparaíso.


Más de mil raciones al almuerzo y cena se preparan en el casino de profesores del Colegio San Pedro Nolasco de Valparaíso, las que se entregan a los albergues, directamente en los cerros y a los voluntarios que colaboran en esta tragedia que vive Valparaíso.

Desde el mismo día que se inició la tragedia que vive la ciudad de Valparaíso muchas manos se pusieron a trabajar para ir en ayuda de los hermanos afectados por el incendio. Muchos jóvenes se movilizan estos días para subir a los cerros y ayudar en el despeje de terrenos y sacar escombros. Algunos se han quedado en el plan de la ciudad catalogando ropa y alimentos. Muchos adultos se han organizado en sus trabajos o prestando algún servicio luego de horario de trabajo.

Unos cumplen un rol tremendamente importante para todos quienes están organizando y apoyando a nuestros hermanos afectados: abastecer de comida a albergues y voluntarios.

En este último servicio ha estado desde el primer día el Apostolado para los hermanos en situación de calle del Colegio San Pedro Nolasco de Valparaíso y las Fraternidades Laicales Mercedarias

La misma noche del sábado se coordinó con el padre Carlos Anselmo Espinoza, rector del CSPN de Valparaíso,  para poder prestar este servicio al Señor en los hermanos afectados por el incendio.  El domingo desde muy temprano empezaron a cocinar los tradicionales fideos con salsa para los damnificados, y ya el martes el menú había cambiado  y se entregó charquicán con ensalada de lechuga, tomate, apio y morrón.

Mientras pela y pica cebollas para las raciones de hoy, Valeria Montalva cuenta que partieron con los fideos, ya que es lo que regularmente preparan, pero con el pasar de las horas y días han ampliado el menú que se entrega y la cantidad de raciones, “hemos cocinado otras cosas ya que ha llegado mucha ayuda desde otras ciudades. Además, que han sabido que estamos cocinando para los afectados  y por eso traen ayuda acá, por ejemplo, el Centro de Formación Técnica CFI traerá 150 pollos para que los cocinemos y los repartamos entre los damnificados y voluntarios”.

El Apostolado cocina todos los jueves del año 100 raciones que se entregan a los hermanos en situación de calle en la plaza O´Higgins de Valparaíso; el primer día de esta tragedia se cocinaron 300 raciones para las personas afectadas y ahora se entregan 1000 raciones al almuerzo y 1000 como cena.

Valeria cuenta que hay un trabajo previo para coordinar la entrega, la que se hace en muchas ocasiones con mucho esfuerzo, “ya que como no se deja subir autos a los cerros, los jóvenes que las vienen a buscar la suben en carritos de supermercado hacia el sector de los cerros Las Cañas, La Cruz y La Merced”.

Además, dado que el Colegio San Pedro Nolasco se ubica en un punto neurálgico para acceder a los cerros afectados otras instituciones solicitan su ayuda, así fue como Gendarmería de Chile preparó raciones en la plaza y solicitaron agua caliente para poder cocinar.

Las manos que hora a hora cocinan para entregar este servicio, en estos momento de tantas urgencias para la ciudad, son de quienes participan del Apostolado, de las Fraternidades Laicales Mercedarias, de los Matrimonios Nazarenos, de la Pastoral Penitenciaria de la diócesis y amigas y amigos de amigos “quienes se han dado el dato que se está cocinando en este lugar y ofrecen su humilde servicio cocinando. Manos no nos han faltado gracias a Dios” finaliza Valeria, quien ahora sigue en otro sector de la cocina preparando las raciones. 

       


Galerías de Fotos: