Recomendar       Imprimir





Comunidad mercedaria de Chillán celebró a San josé Obrero


La celebración fue presidida por el Obispo de la Diócesis de Chillán, monseñor Carlos Pellegrín Barrera, concelebrada por sacerdotes Mercedarios y Diáconos

La Comunidad Mercedaria de Chillan se reunió el 01 de Mayo en la Capilla San José Obrero para celebrar a su santo Patrono y festejar un año mas (54) de esta hermosa Capilla.

El 1 de mayo la Iglesia celebra la Fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores, fecha que coincide con el Día Mundial de los Trabajadores. Esta celebración litúrgica fue instituida en 1955 por el Papa Pío XII, ante un grupo de obreros reunidos en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.
El Santo Padre pidió en esa oportunidad que “el humilde obrero de Nazaret, además de encarnar delante de Dios y de la Iglesia la dignidad del obrero manual, sea también el próvido guardián de nosotros y de nuestras familias”.

En el marco de la Santa Misa celebrada, y que contó con la presencia de las fieles de todas las comunidades mercedaria de Chillán, Monseñor Pellegrin comenzó entregando un saludo a los presentes de esta comunidad Cristiana y en especial a la Comunidad Mercedaria que ya comenzó a vivir el inicio del año Jubilar.

En su homilía recordó que Dios ama nuestra vida humana y a nuestras familias, y debemos dar gracias a Dios por que el Señor va tejiendo y construyendo su Iglesia con el trabajo perseverante de sus hijos. También pidió por los trabajadores (as) por la unidad de estos y para que las condiciones de cada trabajador sean más justas, recordando que el trabajo es un don de DIOS, y que seamos capaces de ayudar al que no tiena una fuente laboral, en especial a los hermanos que llegan al pais con la esperanza de encontrar un trabajo digno.

Nos llama a servir como lo hizo San José, quien adopto a Jesús y lo crio junto a María, quien nace como verdadero Dios y verdadero hombre, a crecer en la Fe, en la Oración y en la Santidad de Vida.

Todos debemos tomar el ejemplo de ese José, obrero de la madera que talló con su fe única y verdadera a ese niño llamado Jesús, y cubrió de cuidados a su santa esposa, la Virgen María. Humilde, sencillo pero fuerte en la fe en Dios.

Nuestro Obispo antes de finalizar esta hermosa Celebración, bendijo algunas herramientas y las manos de todos los presentes, en señal de la importancia que tienen para el ser humano, las manos que nos sirven para trabajar y llevar el sustento a nuestro hogar, como lo hizo San José en su taller de carpintería.

Antes de finalizar le fue entregado un galvano a la señora Milagro Aedo Barra, en reconocimiento a su entrega y servicio en la Capilla.

Después de la bendición final, la comunidad de San José obrero con mucho cariño, invito a los fieles a un compartir fraterno.

Fuente: Alejandro Oyarzún, parroquia Nuestra Señora de la Merced de Chillán.

       


Galerías de Fotos: