Recomendar       Imprimir



 

Comentario Religioso dominical


COMENTARIO RELIGIOSO
Domingo 26 de mayo


SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD
Primera lectura: Proverbios 8, 22 – 31
Salmo 8, 4 – 9
Segunda lectura: Romanos 5, 1-5
Evangelio: Juan 16, 12 -15

                  En el Año de la fe la solemnidad de la Santísima Trinidad nos ayuda a entrar en ese misterio que sólo la fe permite, el misterio de un Ser infinitamente perfecto, eterno, omnipotente, todopoderoso, cuyo nombre el hombre no puede conocer ni pronunciar si él mismo no hubiese salido al encuentro de su criatura. “Dios” es el nombre que un multitud de hombres usa con frecuencia y con ello quiere señalar que un Ser superior, distinto a los seres finitos de esta tierra, existe y está relacionado con el hombre. Pero, al mismo tiempo, esta palabra “Dios” tiene los más variados significados y aún más una gama infinita de imágenes con que se le intenta definir. El ser humano es un fabricante experto de imágenes de Dios, de concepciones y aspectos que mezclan severidad extrema con máxima dulzura. Así se dice que “Dios es castigador”, “Dios enojón”, “Dios severo”, “Dios caprichoso”, “Dios terrible”, “Dios que infunde terror”.. siempre es un poder casi anónimo que aterroriza y oprime al pobre hombre considerado víctima inocente en manos de un tirano divino.


                  Pero ¿cuál es la imagen de Dios desde la Biblia? La Sagrada Escritura en la cual resuena la Palabra de Dios nos revela un rostro de Dios muy opuesto a nuestras concepciones de Dios. Es un Ser que dotado de palabra nos invita a entrar en diálogo con Él de tal modo que en la Biblia oímos esas palabras que el Señor no ha dejado de dirigirnos a lo largo de los tiempos. Es lo que seguimos experimentando, por ejemplo, cada domingo cuando se nos proclama la Palabra de Dios en las lecturas bíblicas. En cada una de ellas escuchamos la única Palabra que Dios ha dirigido a la humanidad a través de los siglos. Las palabras de Dios nos pueden parecer a veces duras, exigentes, determinantes pero eso obedece a la pedagogía que Dios usa para hacernos comprender la hondura de ese misterio divino que nos envuelve.


                  Dios, según la Sagrada Escritura, es amigo de los hombres y eso es lo que busca toda la Biblia. Nos revela, es decir, saca el velo de nuestra ignorancia y nos va manifestando el verdadero rostro de Dios. Toda la Biblia es la revelación de Dios a la humanidad: toda ella nos habla de la fe y nos enseña la fe narrando una historia en la que Dios guía su proyecto de redención y se acerca al hombre a través de numerosas personas que iluminan nuestro camino porque han creído en Él y a Él se han confiado hasta la plenitud de la revelación que es Jesucristo.


                  En la Solemnidad de la Santísima Trinidad celebramos nuestra fe en Dios que es comunidad de  amor pleno y total, que es relación entre las tres divinas personas Padre, Hijo y Espíritu Santo, que es familia. No creemos en un Dios solitario sino en comunión de personas. Y esto constituye el centro de nuestra fe cristiana. “Profesar la fe en la Trinidad – Padre, Hijo y Espíritu Santo – equivale a creer en un solo Dios que es Amor: el Padre, que en la plenitud de los tiempos envió a su Hijo para nuestra salvación; Jesucristo, que en el misterio de su muerte y resurrección redimió al mundo; el Espíritu Santo, que guía a la Iglesia a través de los siglos en la espera del retorno glorioso del Señor”(Porta Fídei 1).


En la primera lectura, tomada del  libro de los Proverbios, se nos ofrece la idea de la Sabiduría personificada y creada por Dios desde la eternidad, idea que se desarrolló en Israel después del Destierro babilónico y en contacto con otras tradiciones culturales. La sabiduría es pensada como una cosa que podemos pedir, un bien deseable, pero aquí aparece como si fuera una persona que habla en primera persona. Se trata de un recurso literario y que el Nuevo Testamento aplicará a Cristo, Sabiduría del Padre.


                  En la segunda lectura, de la Carta a los Romanos, San Pablo relaciona la justificación mediante la fe, es decir, el hecho de ser el pecador perdonado gratuitamente, a la acción de Jesucristo, que también por la fe tenemos acceso a los bienes escatológicos como la vida eterna, la gloria, la salvación. Y lo más extraordinario es que “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado”. La vida de Dios nos ha sido regalada y está en nosotros pues somos templos vivos del misterio de Dios uno y trino.


                  El evangelio de San Juan, dentro del discurso de despedida de Jesús, La ausencia de Jesús es inminente porque se aproxima la hora de pasar de este mundo al Padre y ya no podrá comunicar personalmente sus enseñanzas a los suyos. En este clima espiritual Jesús les habla de la acción del Espíritu. En efecto, el Espíritu Santo, enviado del Padre y del Hijo, guiará a los discípulos a la verdad completa, es decir, a la comprensión y profundización del misterio de Cristo. Entonces el Espíritu es memoria viva del Señor. Les ayudará a recordar y comprender en plenitud sus palabras, sus gestos, sus signos a la luz de su misterio pascual, es decir, su muerte y resurrección.


                  Quedémonos contemplando el misterio de Dios que es Padre, fundamento de todas las cosas, que es Hijo, enviado a salvarnos, que es Espíritu Santo que nos recordará siempre todo lo que el Padre nos ha comunicado por su Hijo Amado. ¿Qué otra actitud habría que cultivar? La capacidad de asombro, de arrobamiento, de encantamiento. A Dios no se le piensa sino que se le acoge; a Dios no se le somete a examen, se confía plenamente en Él; a Dios no se le confunde con nuestras imágenes, búsquedas, anhelos, sueños; más bien, se le adora, se le invoca, se le da gracias, se le alaba, se vive inmersos en su infinito manantial de amor y de vida eterna. Sólo así tu fe en Dios se fortalecerá. Dejemos que Dios sea Dios y nosotros aceptemos que somos sus creaturas.


                  No te olvides que eres  testigo de un misterio y realidad que te supera y te atrae, te ama y te llama a entrar en comunión con ella. Que tengas un buen domingo junto a tu comunidad que celebra al Dios uno y trino.


                                                     Fr. Carlos A. Espinoza Ibacache, o. de m.