Recomendar       Imprimir





Por una vida digna


Este martes se iniciaba la discusión del proyecto que busca despenalizar el aborto en tres causales, la iniciativa fue pospuesta para ser votada en dos semanas más, ante ello queremos compartir la voz de nuestros pastores y un especial que el portal de la Conferencia Episcopal de Chile, Iglesia.cl, ha dispuesto para conocer y reflexionar en torno al resguardo de una vida digna para todos las personas.

Especial “Gracias a la Vida”

En el contexto del ambiente futbolístico que se vivió en el país con ocasión de la Copa América, el arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, afirma que "nuestro país está jugando por estos días un partido de histórica trascendencia. Me refiero al debate sobre la despenalización del aborto en las tres causales del proyecto de Gobierno".

Recuerda el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile que la Iglesia centra su preocupación tanto en la criatura que está por nacer como en la mujer que la alberga en su seno, cuando vive la situación límite de una violación, del riesgo de su propia vida o de un embarazo que podría derivar en la temprana muerte de su hijo.

"No quisiéramos someter a esa mujer a una experiencia devastadora que no esperó y nunca olvidará, porque el aborto nunca es terapéutico. Ambas vidas nos importan. Por eso una actitud auténticamente humanista mirará siempre la vida, la dignidad y el mayor bien de la madre y de su hijo, y jamás la exclusión y supresión deliberada de uno de ellos", agrega el cardenal Ezzati.

La reflexión precisa que el derecho a la vida, que todos los seres humanos tenemos desde que somos concebidos hasta nuestra muerte natural, supone, durante el curso de la vida, las condiciones propias de su dignidad: vivienda adecuada, educación de calidad, trabajo decente, remuneración justa, medio ambiente favorable a la vida, oportunidades de desarrollo integral.

Y agrega el presidente del Episcopado chileno: "La voz de la Iglesia no se quebranta a la hora de respetar, defender y promover la vida humana, especialmente cuando está amenazada. No flaqueó en el pasado, cuando la persecución política costaba la vida, la integridad y la libertad a compatriotas. No ha titubeado durante estos años llamando la atención sobre las escandalosas desigualdades, la precaria situación en las cárceles, el mal trato a los inmigrantes y tantas otras discriminaciones. Tampoco calla hoy, cuando la más inocente de las vidas humanas está en peligro y quien la lleva en su seno vive una situación excepcional y dramática, como lo es en los tres casos que plantea el proyecto de ley".

Citando la reciente encíclica del papa Francisco “Laudato si´”, el arzobispo de Santiago recuerda que "cuando no se reconoce en la realidad misma el valor del pobre, de un embrión humano, de una persona con discapacidad, difícilmente se escucharán los gritos de la misma naturaleza".

Concluye el cardenal Ezzati haciendo hincapié en que la Iglesia celebra todo esfuerzo por terminar con las exclusiones en la sociedad chilena. "No quisiéramos que se sumaran madres traumatizadas, ni niños y niñas no nacidos a esta lista de personas y grupos “descartados”, como les llama el papa Francisco. En una lógica mercantilista que ignora a los débiles y desvalidos, no podemos resignarnos a que también el Estado les dé la espalda. Una sociedad justa e inclusiva ha de ayudar a las madres a enfrentar estos dramas dolorosos, sin poner en riesgo la vida de sus hijos. Respetuosamente, invitamos a ponderar estos juicios en el lugar sagrado de la propia conciencia".

 

Documento completo de Monseñor Ricardo Ezzati

 

Carta de Monseñor Fernando Chomalí

Estimados y estimadas:

La Presidenta de la República de Chile, Sra. Michelle Bachelet, ha enviado un proyecto que despenaliza el aborto. Este proyecto se encuentra en este momento en la Comisión de Salud de la Cámara de diputados. No se ha escuchado a todos los miembros de la sociedad. La Iglesia Católica, por ejemplo, no ha sido invitada a dar su punto de vista.

Este martes 7 de julio se vota si sigue adelante el proyecto o se detiene. Sería muy triste si se siguiese con este proyecto adelante y muy grave. Se pasa a llevar a parte de la sociedad. Y, además de grave es muy doloroso. La experiencia en todas partes del mundo nos dice que se comienza discutiendo el tema en torno a los tres casos ampliamente conocidos y que se dan en casos muy extremos, pero la verdad es que se está legislando para aprobar el aborto libre. Eso no lo podemos aceptar.

En Chile no es necesario aprobar una ley de este tipo. El cuidado y el amor de parte de la sociedad toda en casos complejos de embarazos se solucionan sin necesidad de recurrir al aborto. Los médicos lo saben y lo han dicho en varias oportunidades. Lo que está en juego es el derecho a la vida, el derecho a que los más indefensos tengan derecho a ver la luz del día.

Les pido a todos los católicos y personas de buena voluntad que lean esta carta que he escrito apelando al sentido común y la declaración que publicamos hace un tiempo todos los obispos (www.iglesia.cl).

Este proyecto de ley no hace de Chile un país grande, al contrario lo empequeñece porque discrimina a los más débiles. La libertad es un don muy grande, pero una libertad sin verdad termina siendo la peor de las dictaduras. La verdad es que del momento de la fecundación se inicia una nueva vida humana, sano o enfermo, fruto del amor o del abuso sexual. Les pido, por esos niños y niñas en el vientre de su madre, que digan NO a este proyecto de ley para decir SI a la vida. Y lo hagan públicamente.

 

+ Fernando Chomali

Arzobispo de Concepción


Documentos:
· Documento de los Obispos "El derecho humano a la vida, a una vida digna para toda persona |