Recomendar       Imprimir





Con alegría la comunidad acoge a un nuevo sacerdote mercedario


Este viernes 29 de mayo, la familia mercedaria, se reunió en la parroquia Nuestra Señora de la Merced de Quillota para celebrar la ordenación sacerdotal de fray Alfredo Guzmán Maya.

En una parroquia llena de feligreses que llegaron desde las distintas comunidades mercedarias de la zona, e incluso desde Calama, el obispo de San Felipe, Monseñor Cristián Contreras Molina, presidió la ordenación de fray Alfredo, la que fue concelebrada por el obispo de Valparaíso, Monseñor Gonzalo Duarte y el Superior Provincial de Chile, Fray Ricardo Morales Galindo.

Celebración

Fray Ricardo Morales presentó al obispo al postulante al ministerio sacerdotal. Posteriormente en su homilía el obispo de San Felipe señaló que “un discípulo ha de olvidarse de sí mismo, renunciar  a sus interese y vivir en adelante centrado en Jesús. Ya no se pertenece, su vida es de Jesús, vive siguiéndole a Él”.  Al hablar de la nueva familia espiritual de Alfredo señaló que los “frailes mercedarios son fruto de la gratuidad de Dios. Ellos también fueron llamados a seguir a Cristo pobre, obediente y célibe haciendo suyo los Consejos Evangélicos. Una nueva familia identificada con la redención de los cautivos que Nolasco percibió hace 800 años. Esta carismática familia querido Alfredo, con sus luces y sus sombras, te ha acogido para que te asemejes cada día más a Jesús confiando siempre en Él y en su amor presente en tus hermanos de comunidad”, reflexionó el obispo mercedario.

Respecto a los tiempos que vivimos como Iglesia y sociedad, Monseñor Contreras, recordó a Alfredo que “te ordenas sacerdote cuando estamos viviendo tiempos difíciles en la Iglesia y en la sociedad chilena”, señalando que la Iglesia no puede caer en el desanimo y en un ambiente de frustración, saldremos de esta crisis “cuando todos sus hijos reconozcamos nuestros pecados, los que no siempre dicen relación con faltas al VI mandamiento”, puntualizó.

Finalmente el obispo Contreras invitó a fray Alfredo a que “con tu palabra sencilla, cuida la esperanza del pueblo de Dios, con tu presencia misericordiosas cuides a los tristes y rezagados. Celebra la eucaristía sin prisa y con piedad para que de esta manera, al participar del misterio de la muerte y resurrección del Señor, lleves en ti la muerte de Cristo y camines siempre con Él, en esta nueva vida”.

Los padres del religioso mercedario presentaron los ornamentos y el padre Mario Monardes  revistió al nuevo sacerdote. El obispo Contreras ungió las manos de fray Alfredo Guzmán con el santo crisma y posteriormente anunció a la comunidad presente el nuevo sacerdote de la Iglesia.  La parroquia La Merced de Quillota acogió con alegría y un gran aplauso al nuevo sacerdote mercedario.

Al finalizar la eucaristía el padre Alfredo agradeció a su familia y a la comunidad la compañía durante estos últimos años.Por su parte el obispo Valparaíso, Monseñor Gonzalo Duarte, recordó su niñez y cercanía con la Orden de la Merced y dio gracias a Dios por este nuevo sacerdote.

Comunidades

Acompañaron la celebración familiares y amigos de fray Alfredo, religiosos mercedarios de todas las comunidades en Chile, religiosas, sacerdotes de la diócesis de Valparaíso y Calama, fieles  de Quillota y de la comunidad educativa local, además de delegaciones de Santiago, Valparaíso, Melipilla y San Felipe.

Una importante delegación llegó desde Calama para estar presente en la ordenación del padre Alfredo. Patricia Martínez cuenta que el poder estar en Quillota “es un regalo de Dios. Lo conocemos desde joven cuando trabajábamos en la catequesis familiar”. Leonor, también de Calama, recordó que Alfredo “fue un niño muy entregado al servicio de la Iglesia y ha sido un honor haber podido acompañar a él y a su familia en esta celebración. Tener un sacerdote de mi ciudad, de Calama, es un orgullo”, finalizó.

Posteriormente se vivió un compartir fraterno en el patio techado del Colegio San Pedro Nolasco de Quillota, ocasión en que las comunidades pudieron felicitar al nuevo sacerdote mercedario.

       


Documentos:
· Homilía Obispo Cristián Contreras |