Recomendar       Imprimir





Llamado a la Paz fue el eje de la celebración del Te Deum de Fiestas Patrias en Victoria


Gracias a Dios por la Patria y las Glorias del Ejército, rindió la comunidad católica durante el Te Deum realizado el domingo 14 de Septiembre, al mediodía en la Parroquia de Nuestra Señora de La Merced.

La Santa Misa, la encabezó el Superior de la Comunidad Mercedaria de Victoria, padre Rodrigo Aguilar Gómez, con la participación del Conjunto Folclórico Renacer y la asistencia de delegaciones del Regimiento Logístico Nº 3 “Victoria”; del Cuerpo de Bomberos de Victoria; de las Damas de Rojo y el Pueblo de Dios, que hizo estrecha las tres naves del templo mercedario.

También se hicieron presentes autoridades comunales, entre ellas el alcalde Hugo Monsalves Castillo y señora; el Comandante del Regimiento Victoria, Teniente Coronel, Joaquín García Díaz y señora; El concejal Marco Baratta Bertoloni; el presidente Regional de Cuerpos de Bomberos de La Araucanía, Luis Carmach Buamscha; el comisario de la PDI, Carlos Madariaga Sánchez; el jefe de la Oficina de Seguridad Ciudadana, Carlos Romero Urrutia, entre otros asistentes.

Inicialmente, la Eucaristía comenzó con la entonación del Himno Nacional y el sacerdote dio la bienvenida al público que se hizo presente en la Acción de Gracias, por  estos 204 años de vida independiente.

 

NECESARIA PAZ

En parte de la Homilía, fray Rodrigo manifestó que “queremos elevar una plegaria, en primer lugar a Dios, para que nos conceda la Paz, tan necesaria, sobre todo en estos días; la Paz también como signo de nuestro compromiso; la Paz, no se la podemos pedir solamente a otros, a las instituciones, sino que la Paz tiene que ser un anhelo, del cual cada uno de nosotros sea forjador y constructor; si no hay Paz en la política, en el corazón de nuestras autoridades, sin lugar a dudas, nuestras gargantas se gastarán rezando, pero si no hay la convicción del cambio por la Paz, por la justicia, por la solidaridad, por la equidad y porque, todos nosotros tengamos las mismas oportunidades, sin lugar a dudas quedamos en esfuerzos meramente humanos”.

El sacerdote postuló sus dichos, basado en las lecturas del día, tomadas del Libro del Eclesiástico; del Salmo 102,  “El Señor es Bondadoso y Compasivo”;  de la Carta  del Apóstol San Pablo a los Cristianos de Roma , y del Santo Evangelio, de Nuestro Señor Jesucristo según San Mateo. Fueron leídas por representantes del Ejército, de la agrupación folclórica y de Bomberos, al igual que en la presentación de la Ofrendas.

La entonación del Himno de Victoria, y los pies de cuecas bailados en el frontis de la Iglesia, fue la culminación de la celebración Eucarística.

 

Fuente: Manuel Burgos, periodista. Somos9.cl