Recomendar       Imprimir





En octubre se podrían iniciar los trabajos de reconstrucción de la Iglesia de La Merced de Rancagua


Este viernes se inicia el proceso de licitación de las obras de restauración de la Iglesia, la que sufrió graves daños con el terremoto del 27 de febrero del año 2010.

El 9 de mayo de 2013, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) dio a conocer el diseño que vendría a reparar la Iglesia de La Merced, luego de que sufriera los embates del 27/F. Dichos planos significaron una inversión cercana a los $77 millones, con el fin de no alejarse de su semblanza original. Así, la propuesta buscó mejorar el adobe utilizado en ésta, sugiriendo el uso de materiales como hormigón y mallas metálicas para reforzar el bloque.

Sin embargo, transcurridos más de cuatro años desde que ocurriera el terremoto que causó su declive, el templo permanece sin ser restaurado. No obstante, en las próximas semanas se darán los primeros pasos concretos para materializar la maqueta que fuera presentada hace más de doce meses.

La información fue confirmada por el seremi de la mencionada cartera local, Pablo Silva. Lo anterior, puesto que durante la primera parte del siguiente mes, llamarían a licitación para reconstruir. Esto, luego de que la entidad fuera nombrada como Unidad Técnica de la iniciativa. “Está firmado, sancionado jurídicamente”, ratificó la autoridad, en relación al convenio que les traspasa la vigilancia de tales tareas.

“La primera semana de junio se convoca la licitación”, agregó, para aseverar que el Gobierno Regional ya decretó los dineros que permitirán recomponer la iglesia. La inversión es de 2 mil 057 millones de pesos.

De acuerdo con Silva, el concurso tomaría unos dos meses, mientras que la toma de razón requiere de cerca de 30 días. “Por lo tanto, debería estar siendo adjudicada (la obra) en septiembre u octubre. Eso significa que podrían iniciar la reconstrucción de forma inmediata, empezando en octubre, si es que los procesos son normales y no hay dificultades”, sostuvo el seremi. Reglón seguido, añadió que 15 meses es el plazo aproximado para ejecutar el diseño.

Consultado respecto a si hubo lentitud de parte de gobierno anterior en la reparación del inmueble, la autoridad prefiere no referirse de modo directo al asunto: “No me voy a pronunciar. Estamos tomando el tema. Seremos lo más diligentes y eficientes que sea posible. Hay una nueva etapa de hacer las cosas en la Dirección de Arquitectura y en el servicio, por lo que no evaluaré la anterior. Queremos hacerlo de forma distinta, más eficiente y nada más. Estamos muy motivados para tomar las obras que son de interés público. Por eso es que también estamos involucrados en el nuevo hospital regional”, remató.

Antecedentes

Al ser consultado en enero pasado sobre la reconstrucción de la Iglesia de La Merced, el ex seremi de Obras Públicas, Moisés Saravia, respondió que si no mandataban a la cartera como Unidad Técnica, les era imposible tomar cartas en el asunto. En esta línea, la otrora autoridad contestaba que los progresos en la iniciativa también dependían de quienes, por ese entonces, estaban en el Gobierno Regional. Aquello, pues desde ahí debían convertir a la mencionada repartición local como la encargada de supervisar todo el proceso que implica la reparación del inmueble. Además, de acuerdo con Saravia, igualmente restaba que el Ministerio de Hacienda decretara los montos para restaurar la edificación.

Monumento Nacional

El 4 de marzo de 1758 el Capítulo Provincial de la Orden de la Merced firmó el decreto de fundación del Convento de San Ramón Nonato, en la Villa de Santa Cruz de Triana, actual Rancagua. Este convento también sirvió de base para equipos misioneros, especialmente, hacia el sector rural que rodea Rancagua y, en ocasiones, para reemplazar a los curas párrocos en el ministerio parroquial.

Hasta 1814 era un centro de vida espiritual que atendía principalmente a los habitantes de la ciudad, pero ese año pasó a formar parte de la historia de Chile, haciendo de su torre centenaria, de madera y adobe, un ícono nacional. Durante la guerra de la Independencia, el sitio de Rancagua, en la plaza de Armas de la ciudad, tuvo en el convento de la Merced y su torre, de 25 metros, un punto estratégico. Antes de la batalla, el general O' Higgins ordenó a las mujeres y niños se refugiaran en la Merced y en la parroquia. Debilitada la resistencia de los patriotas, O'Higgins cruzó en medio del ejército español, frente a la iglesia, huyendo hacia Santiago. Así, la torre de la Merced, con banderas negras ondeando, se convirtió en el símbolo de la Patria que luchaba por su independencia. Cinco años más tarde, en 1819, O' Higgins da a la Villa Santa Cruz de Triana el título de Ciudad Noble, Heroica y Nacional. La Iglesia de La Merced fue declarada Monumento Histórico por Ley 10.616 del 11 de noviembre de 1954.

 

Fuente: El Rancaguino.cl