Recomendar       Imprimir





19 beatos mercedarios: modelos de vida Redentor. Padre Francisco Gargallo Gascón


Resplandece en los 19 religiosos mercedarios de la Provincia de Aragón, España, el amor a Cristo, la práctica del Cuarto Voto de Redención, su fortaleza para afrontar los peligros, su capacidad de perdón hacia sus enemigos y verdugos y su valentía y generosidad.

P. FRANCISCO GARGALLO GASCÓN,

El liturgista vital

El padre Francisco Gargallo había  nacido en Castellote (Teruel), el 24 de  febrero de 1872; y se llamaron sus padres  Manuel y Juana. Tomó el hábito de la  Orden de la Merced el 10 de noviembre de  1889, en el convento de El Olivar, en donde  también hizo la Profesión de votos simples,  el 14 de noviembre de 1890. Pasó, luego,  al Colegio Pío de San Adrián, de Roma, y  cursó Filosofía y Teología en la Universidad  Gregoriana. En la Ciudad Eterna emitió  la Profesión de votos solemnes, el día  11 de febrero de 1894; fue ordenado  de presbítero, el 4 de junio de 1896; y  cantó su primera misa el 24 de dicho mes  de junio. En Roma permaneció hasta el  año 1912, desempeñando los cargos de  Postulador de las causas de los Santos de  la Orden, Procurador General ante la Santa  Sede y Secretario General de la Orden.  Durante su estancia romana, comenzó  a redactar y a publicar el  Directorium  u  Ordo  para la celebración de la santa  misa y rezo del Oficio Divino, que siguió  componiendo y editando hasta el año 1926.

A su regreso a España, fue nombrado  Maestro de Novicios en el convento de  El Olivar (1913-1915) y continuó con los cargos de: Prior del convento de Barcelona  (1915-1920), Rector del colegio de Lérida  (1920-1923), Comendador del convento  de El Olivar (1923- 1926), Superior  de la fundación que se llevó a cabo en  Puerto Rico (1927-1929) y, nuevamente Superior de El Olivar (1929 – 1936).

Ante las noticias estremecedoramente  alarmantes que les iban llegando, los  mercedarios de El Olivar tuvieron que  abandonar el convento en los primeros días  del mes de agosto de 1936, y lo hicieron  en tres expediciones. Las dos primeras  expediciones consiguieron llegar felizmente  a Zaragoza, pero la tercera expedición, que  dejó el convento a la media noche del día  3 de agostó, anduvo errante por montes  (la  Codoñera ) y cuevas (la del  Cabezo Gordo ), sembrando de flores de martirio su rumbo incierto hacia la libertad.

El padre Francisco Gargallo alcanzó la  diadema de mártir sobre una rastrojera  de Muniesa (Teruel), el día 7 de agosto  de 1936, mientras con el corazón y  con los labios iba recitando el himno  de acción de gracias al Señor: Te Deum laudamus; Te Dominum confiternur .

El padre Francisco Gargallo se  distinguió por la callada discreción  y por la prudencia gubernativa que  hicieron de él un eficiente Secretario  General de la Orden y un superior  digno de ser amado; y fue realmente  amado. Su sentido del orden y del  detalle hicieron de él un liturgista  nato, y se animó a escribir y a dar a la  imprenta el  Compendio de Sagradas Ceremonias y Prácticas Domésticas para uso de los Religiosos y Religiosas de la sagrada, real y militar Orden de Nuestra Señora de la Merced , Roma, 1923.  El conocimiento que nuestro padre  Gargallo tuvo de las normas litúrgicas  no fue puramente cerebral, seco, de  ceremoniero puntilloso para la escena  del presbiterio, sino más bien fue un  conocimiento jugoso, vital, cargado de  amor al Señor de los misterios que se  traducía en su edificante manera de  celebrar la Santa Misa y en su modo  digno de recitar el Oficio Divino. ¡Hasta  de su muerte hizo un sublime acto  litúrgico, pues, en la más solemne  y gloriosa de sus procesiones - ¡la  del martirio! - juzgó que cabía muy  bien el himno  Te Deum laudamus .

 

Fuente: “19 Palmas Mercedarias. Mártires de la Merced de Aragón en 1936”, Edición abril 2013.


Documentos:
· Padre Francisco Gargallo Gascón |