Recomendar       Imprimir





Segunda semana de Adviento


"El Adviento es el tiempo de la presencia y de la espera de lo eterno. Precisamente por esta razón es, de modo particular, el tiempo de la alegría, de una alegría interiorizada, que ningún sufrimiento puede borrar. La alegría por el hecho de que Dios se ha hecho niño. Esta alegría, invisiblemente presente en nosotros, nos anima a caminar confiados". Papa Emérito Benedicto XVI

Las reflexiones de cada semana tienen un especial énfasis: esta segunda semana de Adviento centrado en la Confianza, la tercera la Prisa y la cuarta la llegada de Cristo.

 

La Confianza

¿Cuándo llegará al fin

el prometido de Dios?

¿Cuándo llegará el día

en que nuestra espera

será satisfecha?

 

El lobo convivirá con el cordero,

en praderas sin mancha.

El leopardo será amigo del cabrito,

el cachorro de león con el ternero.

El león pacerá con la vaca y la cabra.

El niño pequeño

jugará

con la serpiente y el áspid.

El hombre

será hermano

de su hermano,

será de nuevo el paraíso

en la tierra.

 

Ven Señor,

date prisa.

Los campos ya blanquean,

la cosecha está próxima.

 

Librará al pobre que súplica, al

afligido que no tiene protector.

Cuidará del pobre.

Salmo 72, 12-13

 

 

Corazón Abierto

Vengan a mí,

acudan todos.

 

Mi corazón está abierto para

recibirlos.

Pidan y yo les daré;

Llamen a mi puerta

que yo les responderé

enseguida.

 

Los que sufren,

sepan que yo comparto su

sufrimiento;

Los que lloran,

sepan que yo comparto su llanto.

Soy humilde de corazón.

 

Si la fatiga les cansa,

yo seré su descanso.

Tomen mi yugo que es ligero

y el peso que les aplasta,

Yo le llevaré también.

 

El Señor es compasivo y

misericordioso, lento a la ira y lleno de amor.

Éxodo 34, 6

 

Reflexiones escritas por P. Grostefan en el libro Caminos de Adviento, de Ediciones Du Signe.

Textos para profundizar en este tiempo de Adviento acá

 

Fuente: Iglesia.cl