Recomendar       Imprimir





Reflexión y oración en honor a San Ramón Nonato: Entregar la vida para ganarla


Hoy celebramos a san Ramón Nonato. Como Provincia Mercedaria de Chile queremos invitarlos a vivir este día en oración y reflexión entorno a la dignidad de toda vida humana.

Novena de San Ramón Nonato

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen

Oración

       Glorioso San Ramón Nonato,

que desde tu nacimiento fuiste especial objeto de la misericordia del Señor;

y fuiste acogido por la Santísima Virgen como hijo predilecto,

te suplicamos nos alcances de Dios las virtudes

que te convirtieron en servidor de los cautivos cristianos:

el amor a la Santísima Virgen María,

la práctica eminente de la fe, la esperanza y la caridad,

la mortificación de los sentidos,

el espíritu de oración y tu íntima unión con Cristo en la Eucaristía.

              Glorioso San Ramón Nonato, 

              te pedimos que intercedas ante Dios y ante su Madre la Virgen,

              para que también nosotros podamos practicar la caridad con Dios y los hermanos,

              especialmente los más necesitados,

              para ser buenos discípulos de Jesucristo e hijos de María Santísima de la Merced.

 

          Tú que has sido declarado patrono y protector de las madres,

protégelas y ayúdalas en su alumbramiento;

y a cuantos participan en la conservación del nuevo ser,

concédeles el respeto sagrado por la vida humana.

          Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén

 

                               Meditaciones sobre la vida

El derecho a la vida

                “Asistimos hoy a retos nuevos que nos piden ser voz de los que no tienen voz. El niño que está creciendo en el seno materno y las personas que se encuentran en el ocaso de sus vidas, son un reclamo de vida digna que grita al cielo y que no puede dejar de estremecernos. La liberalización y banalización de las prácticas abortivas son crímenes abominables, al igual que la eutanasia, la manipulación genética y embrionaria, ensayos médicos contrarios a la ética, pena capital, y tantas otras maneras de atentar contra la dignidad y la vida del ser humano. Si queremos sostener un fundamento sólido e inviolable para los derechos humanos, es indispensable reconocer que la vida humana debe ser defendida siempre, desde el momento mismo de la fecundación. De otra manera, las circunstancias y conveniencias de los poderosos siempre encontrarán excusas para maltratar a las personas” (Aparecida 467).

Que la valentía de San Ramón nos impulse a comprometernos en la defensa de la dignidad y de la vida de las personas mediante una conversión sincera que nos haga testigos del evangelio de la vida.

.

  • Un Padre nuestro y una Ave María
  • Glorioso San Ramón Nonato/ Ruega por nosotros
  • Piadosísima Madre de la Merced / Ruega por nosotros

 

                Gozos en honor de San Ramón Nonato

                En esta poesía religiosa y popular se describe la vida del santo. Seleccionamos alguno de estos versos ya antiguos en el tiempo pero siempre bellos. Entre estrofa se responde: Sednos protector y guía, Ramón Nonato glorioso.

                Se canta el nacimiento milagroso de San Ramón

“Del sepulcro y sus horrores

en que yacías cautivo,

un corazón compasivo

os sacó a la vida hermoso.

Por eso el mundo cristiano

Ramón No – nacido os llama,

y alborozado os proclama

de la muerte victorioso”.


                 Se canta el momento vocacional mercedario de San Ramón

 Llegó por fin el momento,

en que la bella María

colmó de santa alegría

vuestro espíritu amoroso;

al deciros: “Hijo mío,

quiero que Madre podáis

llamarme ya, y os hagáis

de la Merced religioso”.


                Se canta la práctica del voto mercedario de redención

 Por liberar al cautivo

de sus grillos y cadenas,

conmutáis con él sus penas

lleno de amor generoso;

quedándoos prisionero

del feroz mahometano,

que odia y persigue al cristiano

con furor supersticioso.


                Se canta el suplicio del candado en los labios de San Ramón

 Como el que intenta poner

vallas al mar irritado,

así el moro con candado,

martirio atroz y ominoso,

cerró vuestro labio santo;

esperando que el tormento

os haría en un momento

enmudecer temeroso.


                Más San Ramón no se doblega ante la dolorosa prueba

 Vano intento: la palabra

brota a raudales ferviente,

siendo el dolor impotente

para impedir que animoso

predicaseis noche y día,

al impío y al malvado,

la ley del que fue enclavado,

en madero doloroso.