Recomendar       Imprimir





25 años de vida sacerdotal de fray Eduardo Mella Droguett


Diversas celebraciones litúrgicas forman parte de las celebraciones de los 25 años de vida sacerdotal del padre Eduardo.

En este tiempo de gozo y alegría viviendo en plenitud los frutos del jubileo mercedario en nuestras comunidades, como Familia mercedaria nos unimos en oración y agradecemos a Dios por los 25 años de vida sacerdotal de fray Eduardo Mella Droguett.

Hijo de María y Humberto, hermano de Bernardita, el padre Eduardo nació en Calama el 14 de julio de 1964 y es en esa ciudad que conoce a los mercedarios cuando llegan a la ciudad en el año 1975.

Su vida estuvo siempre ligada a la iglesia gracias a su madre muy comprometida con el quehacer de nuestra iglesia. Es así, como en 1982, fray Cristian Contreras hace la pregunta si alguna vez había pensado en la vocación a la vida religiosa, “esa pregunta fue clave, desde ahí me pude dar cuenta que el Señor aprovecharía la ocasión para proponerme un nuevo proyecto en mí vida”.

En el año 1985 ingresa a la Orden de la Merced luego de vivir ese tiempo el “llamado al seguimiento radical de Cristo, la convicción profunda de que mi vida sólo sería plena si se la entregaba totalmente a Dios”.

Para el padre Eduardo, estos 25 años de vida sacerdotal, los define como un tiempo de “entusiasmo”: "Un entusiasmo inicial, que es fácil vivir, que se ha prolongado a lo largo de este tiempo, y en el que he vivido momentos que van desde la plenitud de la alegría hasta la tristeza. Y en ellos hay personas, experiencias…  Desde visitar a un enfermo, dar una palabra de aliento a quien lo necesite. Y tratando de dar lo mejor de mí en cada comunidad que he estado”.

Al hacer un pequeño recuento de este tiempo de servicio, el padre Eduardo agradece a Dios por este llamado a la vida religiosa mercedaria y “ confiarme el ministerio sacerdotal, sólo por su gran amor y misericordia. Gracias por la familia donde nací, porque fue y es la base principal, donde me pregunté por dónde caminar y porque siempre sentí el apoyo de ellos, frente a la decisión tomada.  Gracias por mis formadores, y a todos los religiosos que han sido parte importante  durante todos estos años.  Gracias a las religiosas que durante estos últimos tiempos he atendido, porque sé que me han acompañado con la oración. Gracias por la gente que encontré en las diferentes comunidades que he servido: en Victoria, Rancagua, Calama, Santiago y ahora en Melipilla”.

La familia mercedaria vive con alegría este tiempo de celebración que se inició el 17 de Julio con la celebración de la Santa Misa, en la casa de retiro Padre Hurtado, con todos los religiosos de la provincia mercedaria de Chile.

Este sábado 20 de julio la celebración será en la Parroquia Jesús Obrero de Calama con la eucaristía. El domingo 21 de Julio la celebración será en la Capilla Nuestra Señora del Carmen de Calama.

El sábado 27 de Julio la celebración, con la eucaristía, será en el Monasterio Corpus Domini.

El 3 de agosto la celebración la Santa Misa Parroquia Nuestra Señora de la Merced del Salto.

Al finalizar el padre Eduardo encomienda a         las manos maternales de nuestra Madre de la Merced, su vida y sacerdocio.