Recomendar       Imprimir





Comunidad Mercedaria de Chillán celebró la Solemnidad de Corpus Christi


Este domingo 23 de junio la Comunidad Mercedaria se reunió para celebrar esta fiesta de la Iglesia católica cual es la presencia de Cristo en la Eucaristía.

Corpus Christi es la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, la presencia de Jesucristo en la Eucaristía.

Este día recordamos la institución de la Eucaristía que se llevó a cabo el Jueves Santo durante la Última Cena, al convertir Jesús el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre.

Es una fiesta muy importante porque la Eucaristía es el regalo más grande que Dios nos ha hecho, movido por su gran Amor por querer quedarse con nosotros después de la Ascensión.

La celebración fue presidida por el padre Guillermo Pineda, participaron  coordinadores de Catequesis de las diferentes comunidades, fieles, niños y padres de Catequesis de Iniciación a la vida Eucarística, de primer y segundo año, que vivieron activamente esta hermosa celebración.

En la homilía, en padre Guillermo resalta la importancia de esta importante fecha para nosotros los cristianos, nos indica que Jesús se hace presente realmente en el sacramento de la Eucaristía, bajo la forma de pan y vino.

Pero también el Evangelio muestra que el alimento no se obtiene por medios humanos ni por recursos comunes, sino por una intervención extraordinaria del Señor Jesús, aportando este pan misterioso que nunca se acaba y alcanza para todos... porque ese Pan es Él mismo, es su propio Cuerpo, entregado realmente por nosotros en la Cruz, y que se nos entrega sacramentalmente en cada Misa.

Hoy es un día de inmensa alegría y acción de gracias: porque en la Eucaristía descubrimos a Cristo que quiere quedarse con nosotros para siempre, para alimentarnos, fortalecernos, para que nunca nos sintamos solos.

Cristo se nos da en cada Misa, y se queda con nosotros en cada Sagrario del mundo... Y en el sagrario viviente que debe ser el corazón de cada uno de nosotros... Ésta debe ser la fuente más profunda e íntima de nuestra alegría... esta es la fuente de la santidad, nuestra vocación (Dios con nosotros). Este es el motor, silencioso y efectivo, que transforma nuestro corazón y la historia de los hombres.

Parroquia Nuestra Señora de la Merced

Chillán.

Alejandro Oyarzun Rodriguez.

   


Galerías de Fotos: