Recomendar       Imprimir





Comunidad de Chillán celebró a la Virgen de la Merced


La Familia Mercedaria de Chillán celebró de forma masiva, con fieles de las capillas y de la sede parroquial, a la Virgen de la Merced.

La Solemne celebración fue presidida por el párroco padre Jaime Nawrath, concelebrada con el Padre Guillermo Cartes, Padre Guillermo Pineda, diáconos y acólitos de nuestra comunidad mercedaria de Chillán.

Después de visitar las diferentes capillas, recibir el cariño y las oraciones, la imagen de la Virgen Peregrina de la Comunidad Mercedaria de Chillán regreso a la Sede Parroquial, traída en procesión desde la capilla San Serapio Scott, la cual fue recibida y honrada como se le merece, por gran cantidad de fieles que la esperaban para expresar su amor y devoción.

El recibimiento comenzó con la bienvenida a la imagen de los fieles de la parroquia y hermanos en la fe de las diferentes capillas, entrando en andas, llevada por laicos de catequesis adultos y niños de catequesis de iniciación a la vida eucarística, quienes la escoltaron hacia el altar cantando y depositando a sus pies una flor blanca en señal de su pureza, para después ofrecerle unos hermosos pies de cueca.

En su homilía el Padre Jaime, recuerda el carisma redentor de San Pedro Nolasco, fundador de la Orden religiosa de la Merced, por intercesión de la Santísima Virgen María. Nos invita a nosotros también a participar de este carisma redentor, para que seamos testigos al servicio de nuestro Señor, redimiendo a los cautivos del mundo de hoy, siendo misericordiosos como lo es Dios con nosotros, para así caminar a la Santidad de Vida.

También dio gracias al Señor, por nuestra Virgen María de la Merced, inspiradora de la Orden Mercedaria, que “El Señor nos Bendiga y fortalezca” para seguir trabajado, por la dignidad de las personas, en especial por los más necesitados, siguiendo los pasos de San Pedro Nolasco, que dejo todo de lado por servir al prójimo junto a sus amigos.

Al finalizar el padre Jaime, agradeció a todos por su apoyo y colaboración, a los que trabajaron en esta hermosa ceremonia, los que adornaron la sede parroquial, al coro conformado por integrantes de las diferentes comunidades, a todos los hermanos en la Fe de las diferentes capillas, que durante más de un mes recibieron y compartieron junto a la imagen de la Virgen Peregrina, que cantaron y alabaron a nuestra Virgen Santísima de la Merced.

La hermosa y emotiva ceremonia finalizó, con una hermana que le recitó a la Santísima Virgen, y un emocionado canto de la Salve, que fue seguido por toda la asamblea

María dela Merced

Para nosotros, María es la Merced de Dios, redentora de cautivos, que se dignó inspirar la fundación de nuestra Orden a San Pedro Nolasco. Por eso somos, por naturaleza y desde el primer momento existencial, una orden religiosa mariana. La Orden de la Merced es mariana porque María está presente en su espiritualidad desde la misma fundación. En la tradición oral originaria, recogida posteriormente por escrito, las tradiciones marianas configuran nuestra historia y espiritualidad genuinas.
El mercedario de hoy es heredero de una de las tradiciones teológicas más antiguas que presenta a María, Madre de Jesús, como la primera seguidora del itinerario redentor de su Hijo, lo que la convierte en corredentora.

Alejandro Oyarzun Rodriguez

Parroquia Nuestra Señora de la Merced

Chillán.

   


Galerías de Fotos: