Recomendar       Imprimir





Eucaristía de Inicio del Año Escolar de Colegios de Iglesia en Concepción


La celebración fue presidida por el Arzobispo Fernando Chomali marcando el inicio del Año Escolar de los Colegios Católicos de la Arquidiócesis de la Santísima Concepción.

El Viernes 16 de Marzo , en la Catedral de Concepción, nuestro colegio participó junto a alumnos de Enseñanza Media y la profesora Pía Ainardi en la Eucaristía de Inicio del Año Escolar, realizada con los colegios de iglesia quienes se reunieron como es ya costumbre cada año,

Para dar inicio al año escolar 2018, encomendar su año académico y pedir al Señor los dones necesarios para realizar un año con responsabilidad y perseverancia, y también, para como alumnos de colegios católicos seguir el modelo de Cristo en sus vidas y dar frutos buenos y abundantes en los ambientes en los que les toca interactuar.

En Su homilía, monseñor Fernando Chomalí realizó un llamado a los jóvenes presentes “Ustedes son un gran don, un gran regalo, cada uno de ustedes valen más que todo el oro del mundo. Y ¿por qué? Porque a diferencia del oro, somos hijos de Dios. Es muy hermoso saber que Dios ha pensado en nosotros desde todos los tiempos. Ninguno de los que estamos aquí es producto del azar, de la casualidad, cada uno ha sido parte del pensamiento de Dios. Por eso nadie los cambiaría ni por todo el oro del mundo. Valemos tanto que Dios mismo dio la vida por cada uno de nosotros”.

Asimismo, el Pastor señaló “ese don, hermanos y hermanas se convierte en tarea, y nosotros queremos ayudarlos con lo mejor de nosotros mismos, a que hagan bien la tarea, que significa sacarle brillo a ese don, convertirlo en luz, convertirlo en don para los demás. El hombre y la mujer es un don que adquiere plenitud humana cuando se convierte en un don para los demás. Esa es una tarea de todos los días, hasta el último día de nuestras vidas”.

Monseñor Chomali también señaló el camino para hacer bien esa tarea. “En primer lugar, tomar conciencia del privilegio que significa estar estudiando. Hay miles de niños que no tienen donde estudiar, que no sueñan con una sala o las tecnologías que ustedes tienen”. “En segundo lugar, abrirse a la verdad que nos hace libres, por eso la mejor manera que tienen de responder es estudiando, ya que el estudio les permitirá hacer realidad sus sueños”. “Y, en tercer lugar, para prestar un servicio a los demás. Estudiar para servir, comprenderse como parte de la sociedad para servir, comprenderse como un don de Dios para convertirse en un don para los demás”.

Fuente: Colegio San pedro noalsco de Concepción y Comunicaciones del Arzobispado de Conceción.