Recomendar       Imprimir





Mensaje de Cuaresma 2018: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (Mt 24,12)


En su mensaje para la Cuaresma, que se inicia este 14 de febrero (Miércoles de Ceniza), el Papa Francisco escribe que “una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor”, y explica que para prepararnos a recibirla, la Providencia de Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, que define “signo sacramental de nuestra conversión”.

“Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» es una frase de Jesús, que “respondiendo a una pregunta de sus discípulos, anuncia una gran tribulación y describe la situación en la que podría encontrarse la comunidad de los fieles: frente a acontecimientos dolorosos, algunos falsos profetas engañarán a mucha gente hasta amenazar con apagar la caridad en los corazones, que es el centro de todo el Evangelio”.

Francisco – en el texto del Mensaje- describe a los falsos profetas como “encantadores de serpientes” que se aprovechan de las emociones humanas para esclavizar a las personas y dirigirlas hacia donde ellos quieren, “charlatanes” que ofrecen soluciones rápidas y efectivas a los sufrimientos de hombres y mujeres pero que no dejan huella permanente en el corazón, como lo que viene de Dios y permanece para siempre. 

¿Cuáles son las señales que indican que el amor se está extinguiendo en nuestro corazón? Pregunta el Papa. “Lo que apaga la caridad es ante todo la avidez por el dinero, «raíz de todos los males» (1 Tm 6,10); a esta le sigue el rechazo de Dios y, por tanto, el no querer buscar consuelo en él, prefiriendo quedarnos con nuestra desolación antes que sentirnos confortados por su Palabra y sus Sacramentos” señala. 

Francisco se pregunta, ¿Qué podemos hacer?
“Si vemos dentro de nosotros y a nuestro alrededor los signos que antes he descrito, la Iglesia, nuestra madre y maestra, además de la medicina a veces amarga de la verdad, nos ofrece en este tiempo de Cuaresma el dulce remedio de la oración, la limosna y el ayuno” señala el Papa.

El Papa concluye invitando de modo especial a los miembros de la Iglesia “a emprender con celo el camino de la Cuaresma, sostenidos por la limosna, el ayuno y la oración”. Y destaca que una ocasión propicia para esto será la iniciativa titulada “24 horas para el Señor”, que este año invita a celebrar el Sacramento de la Reconciliación en un contexto de adoración eucarística.

En efecto destaca que esta iniciativa se llevará a cabo los días 9 y 10 de marzo, inspirándose en las palabras del Salmo 130 que reza: “De ti procede el perdón”. De este modo, al menos una iglesia en cada diócesis, permanecerá abierta durante las 24 horas, para permitir la oración de adoración y la confesión sacramental.

Tras bendecir a todos de corazón, asegurando su oraciones y pidiendo que se rece por él, el Obispo de Roma escribe que “en la noche de Pascua reviviremos el sugestivo rito de encender el cirio pascual”, con lo cual “la luz que proviene del ‘fuego nuevo’ poco a poco disipará la oscuridad e iluminará la asamblea litúrgica”. De ahí su deseo de que “la luz de Cristo, resucitado y glorioso, disipe las tinieblas de nuestro corazón y de nuestro espíritu, para que todos podamos vivir la misma experiencia de los discípulos de Emaús”.

Mensaje Cuaresma 2018


Documentos:
· Mensaje Cuaresma 2018 |