Recomendar       Imprimir





Fiesta Patronal de la Capilla San Antonio de Padua en Chillán


En una celebración marcada por el entusiasmo, alegría y emotividad se celebró al Santo Patrono.

La comunidad de la Capilla San Antonio de Padua de Chillán, se dio cita este martes 13 de junio, para acompañar y compartir la Eucaristía en honor a su santo Patrono, San Antonio de Padua.

La eucaristía fue presidida por el Padre Jaime Nawrath, concelebrada por el padre José Antonio Ortega, y el padre César Paredes, además de diáconos de la comunidad. La celebración contó con fieles y hermanos en la fe de las diferentes Capillas de la Comunidad religiosa Mercedaria de Chillán.

En su homilía, el párroco padre Jaime Nawrath, felicitó a los hermanos de esta hermosa Capilla por su trabajo pastoral y los  invitó a ser testigos y dar testimonio como nos pide el Papa Francisco. Debemos trabajar para llevar la palabra al hermano que la necesita en los diferentes ambientes  siguiendo el ejemplo de San Antonio de Padua, que a pesar de las dificultades, fue capaz desde muy niño de prepararse y  servir a Dios.

El padre Nawrath, recordó la necesidad de formarnos permanentemente, para así anunciar con gozo y alegría a Cristo Resucitado, e ir en auxilio de los más necesitados, poniendo los dones y talentos a disposición de la Iglesia y de los más necesitados, apoyados en la fe y en Cristo Jesús, como lo hizo San Antonio de Padua.

Antes de finalizar la Eucaristía, el Padre José Antonio Ortega, hizo un emocionado recuerdo de esta hermosa Capilla, de su construcción y trabajo pastoral a través de estos años, siendo el uno de los gestores de esta comunidad religiosa, que está al servicio de Dios y de estos hermanos en la fe del sector de la población El Roble, la cual hoy está bajo el alero de la Comunidad Religiosa Mercedaria de Chillán.

También el padre Cesar Poblete se dirigió a la asamblea a la cual saludo en este nuevo aniversario, e instó a los fieles de esta comunidad a trabajar unidos, a ser cristianos alegres, a compartir la Santa Eucaristía como hermanos en la fe y ser verdaderos testigos del Señor, a servir con el ejemplo, para que así encantar  aquel  hermano que no conoce a Jesús y que esta capilla sea signo de la verdadera presencia de Dios entre nosotros, conscientes de que el modo en que nos relacionamos unos con otros da forma a nuestro testimonio del Evangelio, nos comprometemos a seguir creciendo en la comunión fundada en el Bautismo acotó.

Como es común en estas ceremonias, las diferentes comunidades obsequiaron un presente a la comunidad que está de aniversario, lo cual se hace con mucho cariño, además se reconoció en forma muy especial a un matrimonio por su compromiso y trabajo pastoral en esta comunidad.

Después de la Bendición, al finalizar la Comunidad de San Antonio de Padua, invitó con mucho cariño a un compartir fraterno.

Fuente: Alejandro Oyarzún, parroquia Nuestra Señora de la Merced de Chillán.

       


Galerías de Fotos: