Recomendar       Imprimir





Comunidad de Chillán celebró el Día del Catequista


Con el lema “Celebramos la fuerza y belleza de nuestra Fe” Catequistas de la Comunidad Mercedaria de Chillán, celebraron su Día con la Santa Eucaristía.

El domingo 28 de mayo con gran entusiasmo se reunieron en la sede parroquial los catequistas para celebrar este importante día.

La Eucaristía fue presidida por el padre Jaime Nawrtha acompañado por diáconos y acólitos de la comunidad. En las vísperas de la Ascensión del Señor, nos unimos como Iglesia en torno a Jesucristo, nuestro maestro. De modo especial, se  agradeció a Dios por los catequistas de nuestra comunidad (parroquia.), quienes celebran su Día Nacional y renuevan hoy su compromiso con la educación de la fe de nuestros niños, jóvenes y adultos. Ellos son parte importante de nuestra Iglesia, porque reciben el mandato de prepararnos para acoger a Jesucristo en los sacramentos, enseñándonos a formar parte de la comunidad eclesial y a hacerla crecer con la fuerza del Espíritu Santo. “ser catequista significa ser un discípulo del Señor. Un hombre o una mujer, que haya experimentado en su vida el encuentro con Cristo resucitado y haya sido capaz de descubrirlo vivo y presente en la vida de la Iglesia”.

En su homilía el padre Jaime, nos invita, en especial a los Catequistas a traspasar las fronteras y salir a las periferias, romper los esquemas, salir anunciar la palabra,  de Dios y trasmitir la Fe, como lo pide el Papa Francisco.

Enfatizó la importancia de la formación permanente. “Debemos estar muy atentos para formarnos asimismo, recalcó que “una adecuada formación teológica lleva necesariamente a comprender que el servicio es el resultado concreto del encuentro con Jesucristo.

Puso de relieve la familia,  la invito  a saber cómo nace y trasmite la Fe “Si queremos fortalecer a la sociedad y a la Iglesia, debemos preocuparnos de la familia indico”. Esa familia ha cambiado mucho y ya no transmite la fe. Por lo tanto, los grandes transmisores de la fe son ustedes los catequistas”.

Antes de la Bendición final, se le fue entregado un hermoso pergamino con la oración del Catequistas, los cuales fueron invitados a encontrase con el Señor a tráves de esta Oración.

El padre Jaime, reconoció y agradeció la labor que realizan e invitó a reflexionar acerca del testimonio que entregan, recalcando lo fundamentales que son para la vida pastoral, señalándoles que “de ustedes depende el futuro religioso de nuestras familias, depende la fe de tantas hermanos”. Y los animó a seguir trabajando y entregando su amor, sobre todo a los más necesitados. 

 

Parroquia Nuestra Señora de la Merced Chillán.

Alejandro Oyarzun Rodriguez.

       


Galerías de Fotos: