Recomendar       Imprimir





Encuentro Nacional de las Fraternidades Laicales Mercedarias


De acuerdo al programa preparado para esta ocasión las delegaciones venidas del norte, centro y sur del país llegaron a Rapel de Navidad y fueron recibidas por el Directorio Nacional y Padre Asesor, para dar comienzo a esta convocatoria.

El fin de semana largo (28, 29, 30 de abril y 1 de mayo) en que despedimos el mes de Abril y dimos la bienvenida a Mayo con su primer día como el día mundial del trabajo y los cristianos celebramos a San José Obrero, los Laicos Mercedarios de la Provincia, nos reunimos como cada año en lo que se denomina el Encuentro Nacional.
De acuerdo al programa preparado para esta ocasión las delegaciones venidas del norte, centro y sur del país llegaron a Rapel y fueron recibidas por el Directorio Nacional y Padre Asesor, para dar comienzo a esta convocatoria.
La Orden de la Merced que vive este tercer año del Jubileo dedicado a “Cristo Redentor” ha hecho conciencia en sus comunidades de lo que significa este llamado que tiene directa relación con las cautividades que se viven a diario en nuestro mundo actual. Este Encuentro tuvo ese sello imborrable para cada uno de los participantes.
Este Encuentro Laical, fue una suma de muchas cosas en el camino de agradar a Dios. La Oración, la Formación, la Reflexión personal y comunitaria no estuvieron ausentes en ningún momento. La Eucaristía fue la culminación de cada día para dar gracias de tener la ocasión de reunirnos en una condición muy fraternal.
Agradecemos a los Padres que nos acompañaron en esta ocasión Fr. Carlos Anselmo Espinoza y Fr. Oscar Camilla. La presencia siempre oportuna de nuestro Padre Provincial que presidió la Santa Eucaristía del día Domingo. A todos los Padres Asesores nuestro agradecimiento porque ellos desde sus Colegios, Parroquias, Conventos apoyan este caminar de nuestra Iglesia toda.
   
Los Directivos Laicales, volvieron pletóricos de entusiasmo y grande esperanzas de contribuir en los días venideros a la tarea asumida hace casi 800 años por Pedro Nolasco de ver en Cristo Redentor en el hermano que sufre las cautividades de hoy como son la guerra, el hambre, la persecución, el materialismo consumista sumados a un egoísmo individualista que a nada ni nadie le llena como una forma de vida para estos nuevos tiempos. 
Fuente: Fraternidades Laicales Mercedarias